Willkommen, Bienvenue, Welcome!

Im Cabaret, au Cabaret, to Cabaret... behind the scenes
I live, as I learn: music, thoughts, feelings, discoveries
Vivo, porque aprendo: música, pensamientos, visiones, descubrimientos

jueves, diciembre 08, 2005

আ DIONISIO RIDRUEJO: La Forja De Un Demócrata.

(El Burgo de Osma, 1912-Madrid, 1975)

Treinta años después de su muerte, parece todo mucho más claro: Dionisio Ridruejo es el ejemplo más radical y razonado de autocrítica ideológica de la España contemporánea.

[foto: Dionisio Ridruejo a la derecha, con Chicote y Dalí. 1951]

En los años 30 se convirtió en uno de los primeros seguidores de José Antonio Primo de Rivera, asumiendo un fascismo revolucionario que lo convirtió en joven jerarca de Falange, partícipe del himno del "Cara al sol" y voluntario de la División Azul. Sin embargo, al volver de la guerra, en desacuerdo por el trato revanchista a los vencidos, rompe todas sus conexiones con el régimen y dimite de sus responsabilidades, señalando a Franco el rumbo equivocado del nuevo Estado. Pasó así a ser el más precoz y explícito desertor del franquismo primero y del irracionalismo fascista después: dejó de ser vencedor para sumarse a los vencidos seguramente guiado por un sentido casi biológico de la integridad. Esto le llevó a estar desterrado, encarcelado y exhiliado más tarde en París (1962-1964).
Desde 1956 su biografía intelectual estuvo centrada en la construcción de los mimbres morales y civiles que hiciesen posible un sistema democrático para la sociedad española. En su aprendizaje de la libertad, organizó partidos políticos, movilizó voluntades, fundó revistas, escribió y actuó contra el sistema que había contribuido a levantar.
La lección de la biografía intelectual de Ridruejo tiene mucho de esa pedagogía lenta y difícil de la libertad frente a las soluciones irracionalistas o autoritarias: una lección democrática.

Una gran injusticia: murió tan sólo cinco meses antes de poder haber visto como lo hacía el dictador Franco.

1 Comments:

At 3:40 p. m., Anonymous Cesar said...

No es facil ganar una guerra para a continuación decidir por voluntad propia engrosar el bando de los perdedores.

Hace falta mucho coraje cívico y unas enormes convicciones, y Ridruejo las tuvo, ademas de una de las plumas mas sensibles de la España de esa época.

Me ha encantado tu post.

 

Publicar un comentario

<< Home